¿Qué es una cerradura inteligente y para qué se usa?

La tecnología esta cambiando de tal forma la vida de las personas que ahora incluso permite controlar el acceso a tus propiedades físicas con el uso de cerraduras inteligentes.

¿Qué es una cerradura inteligente?

Las cerraduras inteligentes son dispositivos con Wifi o Bluetooth, que permiten abrir o cerrar puertas, en casa o en el trabajo de forma remota.

Esto se hace por medio de una clave en el teléfono, computadora o tablet. Se trata de sistemas de seguridad que han empezado a ganar gran cantidad de usuarios en todo el mundo.

cerradura inteligente

Usos de las cerraduras inteligentes

La cerradura inteligente se ha convertido en un dispositivo doméstico de uso muy difundido. Su gran ventaja es que ofrece mucha conectividad: es posible conectarla desde cualquier dispositivo enlazado a la red.

Si bien hay gente que sigue prefiriendo las cerraduras convencionales, también es cierto que muchos compradores optan por esta tecnología.

Otros de sus posibles usos son los siguientes:

  • Estos mecanismos permiten un registro de entradas y salidas. Por ende, son perfectos para sitios donde se necesita una estadística de seguridad.
  • Se controlan con un Smartphone gracias a una App. De esta manera, los usuarios en vez de usar una llave de metal, emplean sus teléfonos.
  • Se asignan claves o permisos de entrada temporales para los visitantes. Igualmente, tales accesos se pueden bloquear en un momento determinado.
  • Igualmente, estas limitaciones se establecen por fechas: días de la semana u horarios. Esto permite mucha seguridad y regular los permisos para entrar a un lugar.
  • Las puertas se pueden cerrar o abrir inmediatamente gracias a una cerradura inteligente. ¿Qué significa esto? Pues, que en caso de emergencia (por ejemplo un terremoto) se puede hacer que todas las puertas permitan salir. Igualmente, establecer que todas las puertas se clausuren en caso de un inconveniente de seguridad.
  • Una cerradura inteligente se puede sincronizar con un sistema de vigilancia de cámaras. De esa manera, se filma o fotografía a quien entra o sale.

Son numerosas las ventajas de estos mecanismos. Además, son muy fáciles de usar. Hace algunas décadas, cerraduras similares implicaban contratar técnicos y gente especializada. No obstante, gracias a las nuevas tecnologías de los teléfonos inteligentes cualquier persona puede usar mecanismos inalámbricos.

¿Es posible hackear o robar las claves de estas cerraduras?

Esta es la duda más recurrente por parte de los usuarios. Los hackers son una realidad. Hay gente que logra robar claves de contraseñas en la web. También son capaces de entrar al correo web de terceros.

Es entonces cuando surge una duda: ¿acaso también es posible hurtar las contraseñas y sistemas de las cerraduras de tipo inteligente?

La respuesta es si, una cerradura inteligente también puede ser hackeada. Es una realidad que no se puede eludir. Por ello siempre se recomiendan algunas medidas de seguridad extras. ¿Cuáles?

La más común es optar por contraseñas complejas, que no sean fáciles de deducir por terceros, además de agregar medios adicionales de control: huella dactilar, reconocimiento de voz o una doble y hasta triple pregunta de seguridad.

Otro punto importante es no usar tales claves en conjunto en diversos aparatos: en la cerradura de tipo inteligente, en las computadoras, en tablets, teléfonos inalámbricos, etc.

Basta con hackear una de estas claves para tener permiso de entrada y salida. ¿Cómo evitarlo? Pues, la manera de impedirlo es con claves específicas para cada dispositivo.

¿Qué significa lo antes mencionado? Implica que una cerradura inteligente puede detectar si la clave para entrar es emitida desde un teléfono, computador u otro tipo de dispositivo.

Por ende, pedir un password particular para entrar con el teléfono, tablet o cualquier otro aparato multiplica el factor de seguridad y control.

¿Qué pasa si falla el suministro eléctrico o Internet?

Esta es otra de las dudas de los compradores. La típica labor de cerrajería es eminentemente mecánica. Solo basta con tener la llave, introducirla en la cerradura y se activa el mecanismo. ¡Eso es todo! ¡No es necesario tener ni electricidad y mucho menos Internet!

Lo anterior es un asunto a resolver en toda cerradura inteligente. Muchas de estas cerraduras incorporan un orificio para llave tradicional. De esa manera, funcionan como una cerradura estándar.

Es importante indicar que este sistema manual solo se activa en caso de fallar la electricidad, Wifi o el Bluetooth.

Por ello es importante que al comprar una cerradura de tipo electrónico se verifique si tiene el sistema de llave convencional.

Un fallo eléctrico, un apagón o una baja de tensión es algo que puede suceder en cualquier momento y puedes quedar encerrado hasta que vuelva la electricidad.

Igualmente, hay algunas cerraduras de este tipo que incorporan una batería. De esa manera, pueden funcionar durante algunas horas en caso de problemas con el suministro eléctrico. Pero son sistemas que se activan con Bluetooth. ¿La razón? Pues, en caso de interrumpirse la electricidad es frecuente que también caiga la conexión a Internet.

Consideraciones finales

La cerradura inteligente tiene distintas variantes. Por ejemplo, hay algunas que no se activan con dispositivos de Internet o Wifi. Se trata de cerraduras que cuentan con mandos o controles a distancia. Algo similar a las alarmas y cerraduras electrónicas de los automóviles. Cada cerradura cuenta con un conjunto de controles que se reparten entre los usuarios.

Por otra parte, está el tema del precio. ¿Son más costosas que las cerraduras convencionales? Por supuesto que son más caras, ya que implican mayor tecnología.

Igualmente su instalación es más complicada, a lo que se añade que necesitan de una conexión disponible por Wifi. Además, nunca se comunican por medio de cableado a Internet, siempre son inalámbricas.

Vale la pena comentar que estas cerraduras han venido aumentando su popularidad. Al principio, solo se usaban en empresas o instituciones. Sin embargo, estos dispositivos ya se usan con regularidad en el entorno doméstico.

Igualmente, han tenido bastante repercusión en la hostelería y tanto en clínicas como hospitales. Se espera que, en algunos años, puedan estar a la par con las cerraduras tradicionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *